Crónica final del proyecto

De marzo 2019 a julio 2020 Alianza por la solidaridad y Pandora Mirabilia pusimos en marcha una iniciativa de periodismo ciudadano, dentro del proyecto ‘Trabajando de local a lo global: intercambio, creación de redes y movilización en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible’ de Alianza por la solidaridad.

El objetivo era generar un proceso de comunicación, sensibilización e implicación de la sociedad civil para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a través del periodismo cívico.

¿Qué es el periodismo ciudadano? Éste irrumpe en el panorama comunicativo a inicios del siglo XXI con tres premisas centrales: el rol activo y central de la ciudadanía en la adquisición, la edición y la distribución de información en plataformas digitales abiertas con bajo coste, la edición colaborativa a través de distintas plataformas y la distribución directa de contenidos. 

Tras experiencias previas en Bolivia, Alianza por la Solidaridad decidió impulsar una iniciativa de periodismo ciudadano en el Estado español, con la colaboración de Pandora Mirabilia.

En un primer momento, desarrollamos un trabajo previo de documentación y revisión de los materiales y procesos sobre periodismo ciudadano, así como iniciativas similares. A partir de esa revisión, diseñamos una formación titulada ‘Toma las plumas y los teclados: periodismo ciudadano’ en la que tratábamos de explicar esta corriente periodística, fomentar una mirada crítica a los medios y ofrecer herramientas periodísticas para elaborar materiales de comunicación desde una perspectiva interseccional y de derechos humanos.

La formación se impartió en varias ciudades entre mayo y septiembre de 2019: Madrid, Las Palmas de Gran Canaria, Valencia y Sevilla. Las personas participantes eran en muchas ocasiones activistas y periodistas interesados en mejorar sus habilidades y conocer otras iniciativas.

En septiembre también organizamos el encuentro ‘Feminismos y antirracismo en los medios de comunicación’, en el que participaron periodistas como Moha Gerehou (eldiario.es) y Lucía Mbomio (RTVE, Afroféminas), y activistas como Sergine Mbaye (Sindicato de Manteros) y Edith Espinola (SEDOAC). Fruto de ese encuentro elaboramos un Decálogo de recomendaciones para un tratamiento informativo antirracista.

En noviembre participamos en las jornadas ‘Jóvenes y migraciones: experiencias y estrategias en un contexto de auge del racismo’ impartiendo un taller de guerrilla de la comunicación, en el que creamos materiales para intervenir con humor en redes sociales.

A partir de ahí surgió un grupo de jóvenes interesados en profundizar en las herramientas de periodismo ciudadano, perteneciente a la Asociación de Jóvenes Unidos (AJSU) de Canarias. Varias personas de la AJSU ya habían participado en la formación en Canarias y en el encuentro de jóvenes. Con ellas y ellos emprendimos en 2020 un proceso de acompañamiento en comunicación, para que mejorasen sus canales y herramientas de difusión. En marzo realizamos un taller online para realizar campañas de comunicación, que dio lugar a una divertida una campaña con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, así como un taller de impacto en redes que se celebró en junio.