Kit de bienvenida

Tienes una historia que contar, quieres denunciar algo que pasa en tu barrio o sois de una organización y queréis empezar a redactar noticias y no sabéis ni por dónde empezar. Aquí os dejamos una claves básicas para que os inicieis en la escritura. Luego puedes añadir vídeos, fotos o todos aquellos formatos que consideres interesantes. Lo importante es arrancarse y practicar.

Cómo escribir un artículo en 4 pasos

Paso 1: el tema

Antes de empezar, lo más importante es elegir un tema. ¿Ya lo tienes? ¡Pues manos a la obra!

Paso 2: diseña un plan de acción

Hay que explorar el terreno: indaga qué información hay disponible sobre ese tema, a qué fuentes de información puedes recurrir, o qué documentos puedes consultar. Muy importante: echa un vistazo a lo que se ha escrito ya sobre tu tema. Muchas veces nos parece que nuestra idea es muy original, pero cuando indagamos un poco nos damos cuenta de que ya la han abordado muchas otras personas.

Paso 3: recaba información

Documéntate y tira del hilo. Habla con diferentes fuentes y toma notas. Tómate tu tiempo: esta etapa es fundamental en el proceso de escritura, aunque no se vean los resultados inmediatos. Cuanto más concienzuda sea la documentación, más sólido será lo que hagas.

Paso 4: manos a la obra

Ojo: antes de escribir tienes que pensar la estructura: qué ideas quieres transmitir y cómo las vas a organizar; qué va primero y qué va después. Una vez que hayas organizado lo que quieres contar, ¡a escribir se ha dicho!

Consejos a la hora de escribir

Antes, durante y después de escribir, es muy importante una cosa: piensa en quién te va a leer. Hay que intentar enganchar, mimar y seducir.

Organizar la información

La pirámide invertida: esto es, contar primero lo más importante. Se suele decir que si en una novela de intriga no se cuenta hasta la última línea quién es el asesino, en un artículo periodístico hay que nombrar al asesino en el titular. Muchos manuales periodísticos hablan también de las 5W, o cinco preguntas clave que hay que responder al comienzo del artículo: quién, qué, cuándo, dónde y cómo (Who, What, When, Where y hoW en inglés). 

Esta estructura se recomienda utilizarla cuando se escribe para internet (ya que el tiempo de lectura es muy breve y hay que ir al grano). Escojas la estructura que escojas, es recomendable hacer un pequeño esquema o boceto del artículo antes de empezar que te sirva como guía. 

Una vez que tienes la estructura, es la hora de escribir. Hazlo con un inicio que enganche.

¡Que no decaiga! No dejes que la persona que lea pierda interés a medida que avanza el texto. Aprovecha los puntos fuertes de tu artículo y explótalos (por ejemplo, si tienes una fuente que te da declaraciones estupendas, mete varias). Es recomendable dar una idea por párrafo.

Cuida el final del artículo y termina de forma brillante: puedes incluir otra anécdota, hacer una conclusión o remitir al principio para hacer el broche final. Cuidado: evita realizar moralejas o forzar conclusiones cuando no las hay; es preferible terminar un artículo con el último dato o hecho que meter con calzador un final moralizante.

Escoger el tono y el estilo

En periodismo existen unos género básicos con los que se puede jugar, se pueden desmontar o entremezclar. Aquí te damos el esqueleto y tú le pones la forma.

  • La noticia, que relata un hecho y responde a las 5W.
  •  El reportaje, que enlaza y relaciona varios hechos dándoles un sentido.
  •  La crónica, que es un relato de los hechos desde el lugar en el que suceden
  •  La entrevista, en la que una persona responde a una serie de preguntas.
  •  El análisis, en el que una persona explora uno o varios hechos a la luz de la materia en la que es experta.
  •  La opinión, que es una valoración personal sobre cuestiones de actualidad.

Algunos consejos para que tu escritura sea más fluida

  1. Apuesta por las frases cortas y estructuras de sujeto-verbo-predicado, por la sencillez y la armonía.
  2. Evita cosas como: las frases demasiado largas o rebuscadas; una ineficaz o incorrecta organización de las palabras; ambigüedades y omisiones; uso excesivo de paréntesis; demasiados datos y cifras; las enumeraciones demasiado largas; exceso de cláusulas subordinadas, e inclusión de términos u oraciones prescindibles o superfluos.
  3. Huye de las vaguedades, de frases hechas y lugares comunes que no dicen nada. ¿Algunos ejemplos?: “marco incomparable”, “no hubo que lamentar víctimas”, “se respiraba una tensa calma”, “se dio luz verde”…
  4. También de los llamados “verbos baúl”, los que más se utilizan y menos significan, como ‘haber’, ‘tener’, ‘ser’, ‘estar’, etc… Hay que reemplazarlos por verbos que incluyan más información.
  5. Evita también los tecnicismos innecesarios; si decides incluir uno, tienes que explicar su significado.
  6. Procura no abusar de los adverbios terminados en -mente, que hacen la lectura más farragosa.
  7. Salvo excepciones y verbos compuestos, los gerundios no se deben utilizar en periodismo. Es mejor cambiar la frase o poner un punto y seguido.
  8. Cuidado con los adjetivos: es mejor distribuirlos con cuentagotas y emplearlos de forma original y no manida.

Revisa lo que has escrito

Revisa el estilo y la ortografía, corrige erratas, pule las palabras. Saca la tijera: es el momento de quitar todo lo que sobre, lo que no sea imprescindible. Si tienes tiempo, es recomendable dejar reposar el artículo y volverlo a leer más tarde: verás fallos que habían pasado desapercibidos. Suele ser bastante útil compartir lo que has escrito con más gente para que te den su opinión.